viernes, 10 de abril de 2009

La Seguridad Privada y el derecho a huelga.

Real Decreto 524/2002

Todos los españoles tenemos el derecho fundamental de promover una huelga si consideramos que así conseguiremos mejoras laborales que no se han conseguido de otro modo. Pero los trabajadores de la seguridad privada padecemos un coto a ese derecho fundamental, y es que nuestro trabajo fue incluido en 2002 como servicio esencial para la comunidad, lo que hace que nuestro derecho a la huelga se vea restringido y limitado, y con ello, aquellas aspiraciones que queramos obtener por medio de este tipo de movilización.

El poder que puede tener una huelga en el sector de la seguridad privada como medio de presión para conseguir mejoras salariales o de convenio es realmente limitado, a la luz de lo que establece el Real Decreto 524 del 14 de junio de 2002.

En dicho decreto se estipula que los servicios de seguridad privada se desarrollan en sectores esenciales para la comunidad. Por eso, la "autoridad gubernativa" se reserva la potestad para fijar el funcionamiento de los servicios mínimos y garantizar el funcionamiento normal de los destinos donde se presta la vigilancia.

En este sentido, se ven afectados por la limitación del derecho de huelga los servicios de vigilancia que se lleven a cabo en los siguientes puntos estratégicos o sensibles:

a) En centrales nucleares, en petroquímicas, refinerías y depósitos de combustibles.
b) En las actividades de depósito, custodia, recuento y clasificación de monedas, billetes y demás objetos valiosos o peligrosos, así como en las de transporte y distribución.
c) En las fábricas de armas de fuego, en las de explosivos y en sus almacenamientos.
d) En los transportes públicos (puertos, aeropuertos, ferrocarriles, etc.) y en los centros de telecomunicaciones.
e) En los Bancos, Cajas de Ahorro, entidades de crédito y en todos aquellos otros establecimientos, instalaciones o actividades en los que el servicio de seguridad se haya impuesto con carácter obligatorio.
f) En actividades de transformación, depósito, transporte y distribución de materiales inflamables.
g) En servicios de suministro y distribución de agua, gas y electricidad.
h) En centros y sedes de medios de comunicación social.

Merecen mención especial los servicios de protección a autoridades, cargos públicos y otras personas, así como los servicios de las centrales de alarmas que dan cobertura al resto de servicios de vigilancia que se han mencionado.

Por si esto fuera poco, el citado decreto considera la seguridad privada en sí misma un servicio esencial para la comunidad dado su carácter subordinado y complementario de la seguridad pública y su influencia decisiva como elemento que previene el delito.

Teniendo en cuenta esto último, el gobierno entendió que son servicios esenciales para la comunidad todos los que por ley -normativa de seguridad ciudadana, de seguridad privada y otras disposiciones sectoriales- estén obligados a disponer de un servicio de vigilantes de seguridad, ya sea por el potencial riesgo de la actividad o por el valor de los bienes y derechos constitucionales protegidos.

El texto legal avisa, además, de que cualquier alteración de los servicios mínimos fijados será considerada como una ilegalidad, y por ello, quienes la provoquen deberán hacer frente a la ley.

En conclusión:
Una huelga, ¿sería medida de presión con servicios mínimos del 80% al 90%?

jueves, 9 de abril de 2009

Ciu pide que Rubalcaba responda de los malos modales de los agentes de seguridad en los aeropuertos españoles

MADRID, 5 (SERVIMEDIA)
CiU quiere que el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, responda de los malos modales que los agentes se seguridad, especialmente los privados, dispensan a los viajeros a la hora de aplicar las medidas de seguridad en los aeropuertos.

Así consta en la solicitud que ha presentado la diputada del Grupo Parlamentario de CiU Mercè Pigem para que Pérez Rubalcaba comparezca ante la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados. "Con excepciones, porque afortunadamente las hay, pero el trato raya muchas veces en una sensación de humillación", afirma.

Dice Mercè Pigem que "la ciudadanía acepta que existan medidas que garanticen la seguridad, como no puede ser de otra manera" pero que empieza a estar "quejosa" de determinadas "incomodidades innecesarias" en los controles que en este sentido se realizan en los aeropuertos, así como de los modales con los que los agentes de seguridad, especialmente privados, trasladan las órdenes a los pasajeros.

Por esa razón, pregunta a Rubalcaba "cómo se controla la actuación de los agentes de seguridad en los aeropuertos" y "qué tipo de formación se exige a los vigilantes de seguridad privada y, especialmente, a los llamados auxiliares de dichos vigilantes, que son quienes están más en contacto directo con los viajeros en el control de medidas de seguridad".

Esta parlamentaria desea saber de boca del ministro si existen denuncias con respecto a la aplicación de las medidas de seguridad en los aeropuertos, cuántas son, sobre qué aspectos y quién las resuelve.

Pigem afirma haber comprobado "personalmente" cómo las medidas de seguridad aprobadas por la UE el pasado mes de agosto se aplican de forma "muy distinta" en un aeropuerto y otro de España, tanto, que hasta se podría pensar que se hace de forma "arbitraria".

Explica que mientras en unos aeropuertos existen aparatos para examinar los zapatos sin necesidad de hacer descalzar al viajero, en otros, "no existen o no están en funcionamiento".
Pero la cosa no acaba aquí, en aquellos aeródromos donde existe esta tecnología punta, no siempre la utilizan, alegando que ese día "sólo pueden examinar los zapatos, debiendo descalzarse en el caso de llevar botas".

LÍQUIDOS En cuanto al capítulo de los líquidos, relata Pigem que "es habitual que en un mismo aeropuerto unos días exijan que se pasen separadamente por el escáner mientras que otros días hacen caso omiso de los mismos".

Diez son las preguntas que Pigem hace a Rubalcaba, entre ellas, quién da las órdenes sobre cómo se aplican las medidas, por qué se aplican de forma distinta en los aeropuertos y dependiendo del día, por qué no utilizan la tecnología de que disponen para evitar molestias a los viajeros y por qué son distintas en aviones y trenes.

Asimismo, le pregunta si el Gobierno piensa impulsar ante la Unión Europea alguna medida para "racionalizar" las medidas de seguridad de los aviones.

Nota de prensa sobre la concentración en el aeropuerto de Palma de Mallorca

El aeropuerto concentra dos protestas laborales en un solo día

diariodemallorca.es » Mallorca 09/04/2009

Los trabajadores de la seguridad privada, frente a la entrada de llegadas del aeropuerto.



EFE. PALMA. Unos 70 delegados y trabajadores de las empresas de handling del aeropuerto fueron desalojados ayer de la sede de la empresa Calderón, donde se concentraron para protestar por el despido improcedente de cinco empleados de la citada firma, que pertenece a Globalia. Los afectados contaron con el apoyo de trabajadores de Spanair, Iberia y Acciona, y de los sindicatos USO, CGT, CCOO y UGT.

También hubo protestas ayer en Son Sant Joan por parte de los trabajadores de la seguridad privada, debido a la ruptura de las negociaciones del convenio colectivo. Los sindicatos afirman que seguirán con las medidas de presión.

miércoles, 8 de abril de 2009

Concentración Aeropuerto Palma de Mallorca

Concentración en el Aeropuerto de Palma de Mallorca. 08/04/2009

A las diez de esta mañana nos hemos manifestado unos cien trabajadores del sector de la Seguridad Privada en la terminal de llegadas del aeropuerto de Palma. Contábamos para esta concentración con la autorización del delegado de gobierno (Sr. Socias) pero no nos han permitido iniciarla por petición del jefe de seguridad de Aena (Sr. Campaner).

Nos querían reubicar en un parking lejano del centro y en ese momento hemos decidido hacer una manifestación por todo el exterior del aeropuerto, eso sí, muy bien vigilados por los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado (policías nacionales, locales y guardias civiles).

No se nos ha permitido el acceso a la terminal aun habiendo finalizado todo.

Personalmente viendo todo lo que se acontece no solo tenemos que luchar contra la patronal sino también contra algunos clientes y algunos políticos.