viernes, 5 de marzo de 2010

Las empresas solicitan que el Estado dé a este sector un respaldo legal para ser figuras de autoridad como los médicos y los jueces

El sector de la seguridad privada quiere ampliar su campo de acción en aquellos ámbitos en los que se ha detectado una carencia de vigilancia, como son el educativo y la vía pública. Dos espacios, especialmente el segundo, en el que se producen un gran número de situaciones conflictivas.

Tras realizar una encuesta, la Asociación Profesional de Compañías Privadas de Servicios de Seguridad (Aproser) ha comprobado que el 98,6% de la sociedad valenciana considera adecuado e incluso necesario que estos vigilantes privados tengan competencias en la calle. Retener a presuntos delincuentes hasta la llegada de la policía, vigilar para disuadir a posibles delincuentes y, en caso de agresión, intervenir inmovilizando al agresor a la espera de los agentes son algunas de las funciones que estos vigilantes podrían y deberían asumir.

Por ello, la asociación quiere que el Gobierno central determine cuáles son exactamente las competencias que tienen actualmente y, conocidas estas, pedirán que se amplíen a los colegios y demás centros educativos y la vía pública. Los vigilantes tienen prohibido trabajar fuera de las empresas que los contratan y sus instalaciones. El exterior está reservado para los cuerpos oficiales de seguridad.

Sus funciones están limitadas exclusivamente al ámbito privado aunque poco a poco se han ido ampliando. «Hoy en día es inconcebible ir a determinados lugares y no ver a estos vigilantes», explica Eduardo Cobas, secretario general de Aproser.

Grandes superficies comerciales, empresas, eventos multitudinarios pero también centros de salud y hospitales, dependencias oficiales, aeropuertos y otras estaciones de transporte público son sólo algunos de lugares donde desempeñan su trabajo. Pero quieren ir más allá, como ya se hace en otros países europeos.

«El Estado nos autoriza a hacer el control en los aeropuertos; ser escoltas de altas personalidades en el País Vasco y seguro que habrá más ámbitos en los que se tendrá que estudiar si podemos entrar» siempre supervisados por los agentes policiales. «En la calle y en los centros educativos se echa de menos una figura de autoridad que dé seguridad», añadió Cobas.

Sus afirmaciones las basa en años de experiencia y en los resultados obtenidos con una encuesta a través de la cuál Aproser ha querido conocer cuál es la imagen que la sociedad tiene acerca de estos trabajadores. En general, la presencia irradia tranquilidad, ya es un referente claro para dar seguridad.

Un elevado porcentaje (40%) no los ve como figuras de autoridad y por ello la asociación también reclama que, al igual que con los profesores y los médicos, se les considere como tales. Eso implica que a sus agresores se les castigue con más dureza pero al tiempo, si un vigilante se excede en sus funciones, «se le juzgue con más dureza que a un ciudadano de a pie», concluyó.

A pesar de ello, el 80,5% de la población valenciana reconoce sentirse más seguro cuando en el lugar al que va hay vigilantes. Esa cifra está ocho puntos por encima de la media nacional, lo que da a entender que los valencianos están más acostumbrados a verlos en algunos emplazamientos.

Y Aproser ¿cuándo asumirá los pagos de las horas extras?

http://www.lasprovincias.es/v/20100305/comunitat/vigilantes-privados-quieren-patrullar-20100305.html

Boletín Digital de la Federación Nº 68


España envía al Índico otro barco de guerra para frenar a los piratas

Del puerto murciano de Cartagena y con destino al Índico partirá la semana próxima el patrullero oceánico Vencedora con un centenar de militares que asumirán la nueva misión de vigilar los puertos somalís donde se refugian los piratas y abordar toda embarcación sospechosa de llevar a bordo a estos nuevos corsarios del mar. El anuncio, realizado ayer en Bruselas por la titular de Defensa, Carme Chacón, coincidió con un nuevo intento de secuestro de un atunero vasco, el Albacán, que tras un tiroteo entre sus vigilantes de seguridad y los piratas consiguió escapar con la tripulación ilesa, aunque una granada impactó en el casco del pesquero causando desperfectos en la zona de la enfermería.
La ministra anunció el refuerzo militar español en la operación Atalanta durante su comparecencia en el Parlamento Europeo. El nuevo ataque pirata sirvió de excusa a la delegación española para volver a insistir ante los Veintisiete sobre la necesidad de que participen con más militares y barcos. España ha querido ser la primera en anunciar su refuerzo en Somalia, con la idea de dar ejemplo y arrastrar a sus socios europeos, que la semana pasada en una reunión de ministros de Defensa en Palma ya se comprometieron a arrimar más el hombro en el Índico.

ARMAMENTO MILITAR / El incidente de ayer, ocurrido a las ocho de la mañana (hora española), se suma a los otros 10 asaltos sufridos por atuneros vascos en aguas somalís desde el 2007. En octubre pasado, en plena crisis del Alakrana, que permaneció secuestrado durante 47 días, el Gobierno español accedió a las reivindicaciones de los armadores y se permitió la presencia en los pesqueros de vigilantes de seguridad privada con armamento militar para neutralizar los ataques. Actualmente hay 22 atuneros faenando en el Índico y todos cuentan con vigilantes a bordo que en tres ocasiones, contando la de ayer, han repelido a tiros intentos de abordaje.
El Albacán, de la armadora Albacora y con base en Bermeo, navegaba a 350 millas de la costa de Kenia cuando los miembros de la seguridad privada avistaron la típica embarcación utilizada por los piratas: un bote de unos nueve metros de eslora, de plástico y de color blanco. Durante el tiroteo, los piratas atacaron el pesquero con una granada, que impactó contra la estructura de la embarcación pero sin causar heridos. Dos horas después del incidente, el atunero ya faenaba con absoluta normalidad. A pesar de que los responsables de la empresa armadora dieron por buena la versión de que los vigilantes repelieron el ataque disparando contra los piratas, fuentes de la compañía de seguridad a la que pertenecen los agentes negaron que estos hubieran disparado.
Esta vez volvió a salir bien, pero el peligro no cesa. Tras los monzones de invierno, el buen clima ha regresado a esas aguas y los piratas han recuperado su actividad delictiva, por lo que momento elegido por España para forzar a sus socios europeos a modificar la operación Atalanta no puede ser más propicio.

GUARDIA COSTERA / Hasta ahora, la misión militar contaba con grandes fragatas –España cuenta con la Navarra– y aviones de vigilancia que han centrado sus esfuerzos en el golfo de Adén pero que no han podido evitar secuestros o ataques en las zonas más meridionales. Un área que es la preferida por los atuneros a pesar de las continuas advertencias de los militares, que recomiendan faenar en una zona de seguridad. La nueva misión de vigilar los puertos y abordar a los pequeños esfiques obliga a los militares a convertirse en una especie de guardia costera que se desplegará en una línea de 250 millas frente a las costas de Somalia.

http://www.elperiodico.com/default.aspidpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=692983&idseccio_PK=1008&h=

Boletín Digital de la Federación Nº 67


martes, 2 de marzo de 2010

Cientos de vigilantes de seguridad se manifiestan por un nuevo convenio y amenazan con huelga en S.Santa si no se firma

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS)

Cientos de vigilantes de seguridad de toda España, 5.000 según los convocantes, se han manifestado esta mañana por el centro de la capital para reivindicar un nuevo convenio colectivo estatal, al tiempo que amenazaron con una huelga en el sector en Semana Santa en caso de no firmarse.

La marcha, convocada por los sindicatos CC.OO., UGT y USO, que ha desbordado sus previsiones, comenzó alrededor de las 11 horas en la plaza de Cibeles y ha avanzado por el Paseo de Recoletos hasta finalizar en la plaza de Colón.

La protesta llevaba por lema '100.000 trabajadores sin convenio colectivo' y durante la misma se pidió repetidamente la celebración de una huelga y se arremetió contra la patronal, por sus "pingües beneficios" frente a los "salarios mileuristas".

"El enquistamiento del diálogo social, las propuestas inasumibles de la parte empresarial, la inviabilidad de las estrategias de acercamiento ya realizadas y la seguridad de no encontrar ningún otro tipo de solución menos drástica, nos empuja a las organizaciones sindicales a movilizarnos para forzar a la patronal a retomar la negociación del Convenio Colectivo Estatal de Seguridad Privada", señalaron los convocantes.

En este sentido, señalaron que a pesar de los esfuerzos de las organizaciones sindicales desde 2008, los trabajadores se encuentran sin convenio actualizado desde hace dos años, "siempre con el objetivo de no permitir ninguna situación de indefensión de los trabajadores ante las estrategias patronales".

SALARIOS MILEURISTAS

Tras la marcha, el responsable de Seguridad de CC.OO., Javier Torrejón, señaló a Europa Press que el salario bruto de un horario completo sin horas extras es de 1.035,46 euros mensuales con 15 pagas. Frente a estos "salarios precarios", señaló que los beneficios de las empresas de seguridad ascendieron el año pasado a más de 134 millones de euros. "No quieren compartir nada", se quejó.

Torrejón anunció que acaban de conocer que la patronal del sector ha convocado una mesa negociadora, después de 18 meses sin mesa negociadora. Aunque esperan llegar a un acuerdo, estudiarán convocar una huelga. "Lo que tenemos claro es que si la hacemos es para ganarla", apostilló.

Por su parte, el portavoz de UGT, Pedro Ángel Sánchez Catalá precisó que esa convocatoria de huelga se fijaría para Semana Santa. Al igual que Torrejón, se quejó de los sueldos 'mileuristas' de los vigilantes de seguridad y reprochó a los empresarios del sector que se escuden en la crisis para no subirles el sueldo. "Hasta ahora no ha habido crisis en el sector. Después de los beneficios abusivos de estas empresas de seguridad, aluden a crisis para no arreglar unos salarios que no llegan a los mil euros", criticó.

Después de la manifestación por el centro de Madrid, los trabajadores se dirigieron a Ifema, aprovechando la celebración del Salón Internacional de Seguridad (Secur), donde casi un millar se han concentrado y han protagonizado algunos leves altercados. Así, según explicó Sánchez Catalá, el jefe de seguridad les han negado la entrada a la feria a pesar de tener entradas para evitar que alteran el buen funcionamiento de la misma.


Vigilantes "jurados" se manifiestan en Madrid en demanda de un convenio justo

Los representantes de los sindicatos han explicado a Efe que "ésta es una de las primeras movilizaciones conjuntas" con las que pretenden que la patronal "reflexione" y "vuelva a sentarse para negociar" la firma de un convenio colectivo "justo".
Según el secretario general de la Federación Estatal de Actividades Diversas de CCOO, Jesús Fernández, estas acciones sindicales se tienen que llevar a cabo "por la intransigencia de esta patronal -la de la seguridad privada-, que no es capaz de desbloquear un convenio a pesar de los acuerdos" que ya se han planteado.
El secretario general de Seguridad Privada de UGT, José Rafael Centeno, también ha denunciado que ésta es "la única patronal que a estas alturas en el sector servicios no ha hablado de 2009 y de los salarios de los trabajadores", y ha asegurado que si las cosas siguen así en Semana Santa se solicitará "el permiso para convocar una huelga".
"Una cosa es que el país esté mal y otra diferente que nos dejen como nos quieren dejar: en la precariedad", ha añadido el secretario general de la Federación de Vigilancia de USO, Antonio Duarte.
De hecho, "Huelga ya" ha sido uno de los gritos más repetidos a lo largo de la manifestación, donde también se han vertido insultos hacia la patronal y coreado lemas como "Zapatero dimisión" y "Somos vigilantes, no delincuentes".
Durante el transcurso de la marcha, que debía transcurrir por el lateral del paseo de Recoletos, desde la plaza de Cibeles a la de Colón, un numeroso grupo de manifestantes ha ocupado la parte central de la calle madrileña hasta cortar la circulación en ambos sentidos durante más de media hora. EFE


Los vigilantes la arman


La manifestación de los vigilantes de seguridad, convocada por los sindicatos UGT, CCOO y USO,comenzó en la plaza de Cibeles a las 11 de la mañana. La marcha debía avanzar por uno de los laterales del Paseo de Recoletos hasta finalizar en la plaza de Colón. Sin embargo, un numeroso grupo de manifestantes empezó a gritar: «¡A la carretera!»; acto seguido, numerosos manifestantes ocuparon la parte central de la calle madrileña hasta cortar la circulación en ambos sentidos. La ocupación duró una media hora, con el consiguiente colapso circulatorio. Ya con los ánimos caldeados, los vigilantes se desplazaron hasta Ifema, en el Campo de las Naciones, donde ayer se inauguró la feria internacional de la seguridad, Sicur 2010. Unos quince furgones de la Policía Nacional se apostaron en las inmediaciones del acceso sur, mientras que una veintena de agentes custodiaban la entrada para evitar el acceso de los manifestantes.
Los vigilantes jurados entregaron panfletos a los asistentes a Sicur y explicaron sus reivindicaciones, entre las que figuran la negociación de un nuevo convenio que incluya una subida salarial de l,4 por ciento.
Sin embargo, la tensión fue en aumento. Los manifestantes, que trataban una y otra vez de entrar al recinto, gritaban e increpaban a los agentes del orden. Al griterío le sucedieron algunos empujones, y a los empujones, golpes. La Policía se vio forzada a intervenir y durante unos minutos se vivieron escenas propias de una batalla campal. Aunque no hubo que lamentar más que algunas contusiones, la Policía llevó a cabo la identificación de varios trabajadores tras los altercados.
A la protesta del sector de la seguridad también se sumaron policías municipales madrileños, dentro de la campaña de «acoso» que mantienen contra el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, que acudió a la inauguración de Sicur. Los municipales, que la pasada semana organizaron un «botellón» ante la casa del alcalde, han iniciado una escalada de presiones para lograr incorporar sus reivindicaciones salariales al convenio colectivo.

lunes, 1 de marzo de 2010

Vigilantes de seguridad se manifestarán mañana (02/03/10) en Madrid para pedir un nuevo convenio colectivo estatal

Los sindicatos FeS-UGT, CC.OO. y USO han convocado a todos los trabajadores del sector de la seguridad Privada de España, unas 100.000 personas, a la manifestación que tendrá lugar mañana a las 10 horas desde la Puerta de Alcalá hasta Cibeles para forzar a la patronal a retomar la negociación del convenio colectivo estatal de Seguridad Privada.

La manifestación comenzará mañana desde la Puerta de Alcalá y terminará a las 13 horas en la Plaza de Cibeles. Posteriormente, de 13.30 a 15 horas en las instalaciones del SICUR, donde se concentrarán.

"El enquistamiento del diálogo social, las propuestas inasumibles de la parte empresarial, la inviabilidad de las estrategias de acercamiento ya realizadas y la seguridad de no encontrar ningún otro tipo de solución menos drástica, nos empuja a las organizaciones sindicales a movilizarnos para forzar a la patronal a retomar la negociación del Convenio Colectivo Estatal de Seguridad Privada", señalaron los convocantes.

En este sentido, señalaron que a pesar de los esfuerzos de las organizaciones sindicales desde 2008, los trabajadores se encuentran sin convenio actualizado desde hace dos años, "siempre con el objetivo de no permitir ninguna situación de indefensión de los trabajadores ante las estrategias patronales".

A pesar de la convocatoria de movilizaciones, los agentes sociales hicieron un llamamiento a la patronal del sector para que cambie sus propuestas y se siente en la mesa con ánimo de negociar un buen acuerdo en el convenio colectivo de Seguridad Privada.

http://www.europapress.es/madrid/noticia-vigilantes-seguridad-manifestaran-manana-madrid-pedir-nuevo-convenio-colectivo-estatal-20100301054048.html